Recuerdo una Mirada  Relato Corto
 
De la noche mágica de San Juan,
Sólo Recuerdo Una Mirada
Hace tiempo que no hablo contigo, Angelina, soy consciente de ello, pero sentí hoy la necesidad. Te estarás preguntando a qué cojones vuelvo a ti después de tanto tiempo. Para hablarte, te digo. Porque hoy te necesito.

Sé que piensas que mi amor es como un chorro de agua fresca, limpia y pura, siempre distinta. Pero me has acusado muchas veces de que sólo la sustenta una rejilla de huecos grandes por los que se diluye tan pronto como llega. Quizás tengas razón y esto no sea más que otro chorro de agua fresca que desaparece en un abrir y cerrar de ojos. Lo que pasa es que la siento fría y húmeda contra mi piel.

Así la sentí el viernes, la noche de las hogueras en la playa, la noche mágica de San Juan. Aunque no sabría decir cómo de mágica fue para mi ánimo. Recuperé sensaciones que creía olvidadas hace tiempo, un tiempo, no sé cuánto. Me di cuenta ayer, con una mala película de amor que me enterneció y me hizo pensar en la chica del viernes, en su mirada. Una mirada que se dirigía hacia mis ojos, directa, penetrante, siempre de soslayo con una sonrisa media como si no quisiese mostrármela entera, mientras caminábamos de retirada hacia nuestras casas. Esa mirada la oí y era una invitación. Esa maravillosa mirada la sentí. La sentí como un soplo de aire fresco que se cuela por un resquicio en una puerta que mi torpeza no consiguió abrir. Una llamada para hacerla sentirse única, que es como yo la veía en realidad. Se merecía la luna. ¿Y qué le podía yo ofrecer, además de un aliento a mil licores?

Por ello trato de no pensar que su mirada fuese fruto de mi imaginación. Al mismo tiempo intento recordarlo todo y el alcohol dejó sólo su mirada.

¿Podría entonces haber hecho más por ella si estuviese sereno? Sí. Al menos eso quiero pensar, aunque puede que no llegásemos a conocernos. El caso es que nos conocimos. Gracias a otra mirada suya. Una larga mirada larga en el garito de las diez copas.

Ahora miro hacia la pared donde estás pegada con celo, Angelina Jolie, y espero el transcurso de esta interminable semana que me impide ver a la chica de la mirada y saber la verdad. Y lo hago mientras recuerdo la llama que creí ver en esos ojos, que quizás sólo fuese el reflejo de los míos.

Dibujo de una television y la letras "AQuemarropa"



Adrenalina   Reportajes   Crónicas del Paraíso  

Contacto   Aviso Legal   Publicidad  
© AQuemarropa.es. 2013-2016. Todos los derechos reservados.
Alex Rodríguez

AQuemarropa.es - Literatura y Cómic
AQ Art
Versión optimizada para móviles - Ver versión de escritorio -