Palosanto, un disco de Enrique Bunbury
Lanzamiento y descripción del disco de Enrique Bunbury

El 29 de Octubre es el día que Bunbury y su discográfica han elegido para poner a la venta Palosanto, su último trabajo. Disco de largo del zaragozano. Lo de Bunbury en Palosanto es poesía. Lo de muchos otros también. Pero la de Bunbury es en español y la entendemos todos, la propuesta de unas palabras perpetuas, críticas y las más comprometidas con la sociedad de su carrera musical.

Palosanto nace como un canto del artista hacia el despertar de la sociedad, de su pensamiento. Sin embargo, no es un disco inmediato o de fácil escucha. No nace para acompañar al oyente en otras tareas. Necesita de un sofá, comodidad, un café caliente y bajar la luz hasta la penumbra.

Necesita oídos pacientes y mentes despiertas. Puede que también necesite de varias escuchas para captar bien todo lo que Bunbury trata de decir porque en Palosanto, las letras guardan un mensaje que completa la música, de un tono melancólico que abraza la tristeza y en ocasiones deja sabor a esperanza.

Por ello, para que este mensaje sea entendible las letras son más directas y menos crípticas que en ocasiones anteriores.
Palosanto, el nuevo lanzamiento musical de Enrique Bunbury nace en un momento donde la sociedad mundial  pide a gritos un cambio. Será esta posibilidad de cambio uno de los temas principales sobre los que girará este disco.

Bunbury es un artista comprometido con su tiempo y nunca ha dejado de dar su opinión, hablando o cantando. En Palosanto canta de un modo tranquilo, que refleja la paz personal en la que se encuentra.
Palosanto trae un mensaje

La música y la voz de Bunbury están enfocadas a transmitir el mismo sentimiento que ha provocado al cantante pensar esas letras. Y es ésta la mayor grandeza del disco. Palosanto transmite un mensaje y provoca emociones cuando la escucha es profunda y pausada.

La obra está dividida por el propio cantante en dos partes, cuyas temáticas varían, así como el tono de Bunbury y el sentimiento que la canción provoca en el oyente.

La primera parte trata una temática social que engloba el mundo en general, al que Bunbury envía su mensaje como si fuese un profeta del cambio.

El objeto que el cantante trata en Palosanto es la necesidad de un cambio en los órdenes establecidos por la sociedad, que la sociedad se acerque más al propio hombre y se aleje de corporaciones o gobiernos que se comen el mundo y ahogan al hombre. La segunda parte es más intimista y trata al propio hombre y sus relaciones con los demás y con sigo mismo.


Primera parte del disco


Bunbury desde la primera canción pide al individuo que despierte, quizás más referido a la sociedad en general que al propio individuo y que puede tener un trasfondo, una inspiración en los movimientos sociales que surgieron hace no mucho.

La música se une en conjunción con el tono de su voz para desatar en el oyente un sentimiento de esperanza en las dos primeras canciones del disco. Este sentimiento concuerda con la temática que canta el autor.


¿De qué tratan las canciones de Palosanto?
Y sin embargo, el tono de la música cambia a la tristeza a partir del tercer tema (Salvavidas), quizás porque Bunbury ve sólo ecos en esos movimientos sociales que se alejan de lo que pudieron ser. Salvavidas parece retratar la situación actual de la sociedad desde un punto de vista desesperanzado, lo que continúa en Los Inmortales y Los Prisioneros. Ésta última presenta un corte abrupto en la canción y en lugar de dejarla acabar termina cuando Bunbury parece que está a punto de decir algo más. Como si fuese la hora de terminar con las lamentaciones y pillar el toro por los cuernos.

Este corte no es casual sino adrede pues la siguiente canción comienza vocalmente muy pronto con el verso Habrá una guerra en las calles, que además le da el título. Las lamentaciones... la sociedad ha llegado al límite y la solución para el cambio la da Bunbury en las tres canciones finales de esta parte del disco.

Es necesario hacer un inciso en este punto. Aunque algunas letras están escritas en primera persona, el propio cantante ha comentado recientemente que la voz del protagonista de cada canción no es necesariamente la del propio cantante. La voz del protagonista de cada canción, sus ideas no siempre coinciden con las del propio Bunbury, como ocurre entre el personaje de una novela y su escritor. Es importante tener presente este matiz, ya que en la música suele interpretarse las letras como las ideas del cantante o del grupo. Esto no tiene porqué ser así.


Una obra madura, llena de canciones complicadas

Esta primera parte de Palosanto tiene un principio, un desarrollo y un final como si de una película o un libro se tratase. Es uno de los discos más conceptuales que se han hecho en mucho tiempo. Al cantante le gusta dar una linealidad al conjunto de las canciones, como ya había hecho con el corto cinematográfico y el disco de Cantinas.

Escuchar Palosanto desordenado sería un crimen que haría perder el mensaje en su conjunto.

En este disco la música está al servicio del mensaje. La voz de Bunbury también es una herramienta para transmitir el mensaje y se adaptará a la canción. Seguirá siendo reconocible, pero no tan bunburiana como en discos anteriores. Si bien sus discos hace tiempo que dejaron de ser bunburianos, la verdad.

Esta primera parte de Palosanto enseña una voz más madura del cantante. El final de algunos versos deja caídas y diversos juegos de voz acompasados a la música que contrastan con los tonos alargados característicos de épocas pasadas.

Disco difícil, no por lo crípticas de las canciones, pues no son las letras más complicadas de su carrera, aunque distan de ser fáciles, pero es un disco que precisa de una atención y un tiempo que el oyente del Siglo XXI no suele mostrar.

Bunbury ha dado una obra para minorías comprometidas, lo cual tiene una parte positiva. El que compre el disco sabiendo lo que está comprando será porque lo ama.
Crítica de Palosanto: ¿Un disco conceptual?

Las facetas de la música son amplias y pueden variar y englobar muchos objetivos, desde los simplemente materialistas como obtener un rédito, económico o de fama, hasta los más espirituales como transmitir y provocar sentimientos.

En el paso entre ambas está contar una historia, criticar un sistema, provocar un baile o difundir una idea o un mensaje. O qué se yo.

Palosanto nace como una obra altruista, pues no está pensada para una audiencia masiva y pretende dar, más que pedir un rédito. ¿Y qué da?

Un motivo para pensar.
Segunda parte de Palosanto de Bunbury

Un respiro primero. Así lo recomienda el cantante zaragozano. La segunda parte debe escucharse con una pausa respecto a la primera. Una pausa para descansar o digerir las ideas de la primera parte.

Son discos hermanos pero distintos. En estilo musical, ya que esta parte es más abierta, incluyendo bolero y vals, y en temática, distinta aunque relacionada. La parte instrumental de esta segunda parte guarda menos calma a lo largo de las canciones y suena más a lo que el artista nos tenía acostumbrados.

Unas canciones que contienen montones de arreglos, desde un trío de góspel a una orquesta sinfónica.


Estilo más intimista en las canciones de la segunda parte del disco

Esta segunda parte empieza en su primeros cortes con un ritmo más parecido a Licenciado Cantinas, su anterior trabajo. Bunbury tiene muy adentro a América y sus gentes, e Hijo de Cortés, la primera canción de esta segunda parte, trata las relaciones entre pueblos y como las gentes de estos pueblos no deben confundirse con sus líderes.

En las siguientes canciones tratará temas humanos como las relaciones sentimentales en Miento cuando digo que lo siento. Según el propio cantante esta segunda parte trata también sobre el cambio, pero en un círculo menor al de la primera parte. El cambio en el ambiente cercano del pueblo, la familia o los amigos. Para terminar el disco cantando sobre el cambio interior, y la idea de que toda revolución debe tener un principio en el interior del propio individuo.

La revolución comienza en uno mismo, con un cambio, la primera chispa. De este modo Bunbury conecta así ambas partes de Palosanto y cierra el disco con la idea completa.


Estructura del disco: dos partes en un sólo CD

En esta parte de Palosanto no puede distinguirse un principio, un desenlace y un final, no al menos de un modo claro como en las ocho primeras canciones. Además las conclusiones no son inmediatas, ni fáciles de alcanzar sin haber escuchado las últimas entrevistas del cantante.

La interpretación de esta segunda parte es compleja y abierta al libre albedrío, lo que recuerda al Bunbury de discos anteriores.

Sin duda son dos discos en un mismo Cd. Dos discos imprescindibles en la discografía del cantante. Imprescindibles en toda colección de rock en español, incluso.

Disco de dualidad, también en los sentimientos que producirá. Veamos la acogida del público, pero parace imposible que encuentre un término medio. Para unos será una mierda, para otros una obra maestra.

En AQ, nos incluimos en el segundo grupo: Obra Maestra.
A la derecha, portada de Palosanto, octavo disco de Bunbury


Caricatura de Bunbury

Palosanto Canción a Canción

Repaso de todas las canciones de Palosanto y explicación de su significado. Te contamos cómo son todas las canciones del disco.
Palosanto, el octavo disco de Bunbury

Dibujo de una television y la letras "AQuemarropa"



Adrenalina   Reportajes   Crónicas del Paraíso  

Contacto   Aviso Legal   Publicidad  
© AQuemarropa.es. 2013-2016. Todos los derechos reservados.
Alex Rodríguez

AQ - Música - Poetas del Rock - Bunbury -

Versión optimizada para móviles - Ver versión de escritorio -
Toda la actualidad del cantante e info sobre Palosanto en la web oficial
Palosanto, lo nuevo de Enrique Bunbury
Enrique Bunbury, nuevo disco
Dibujo sobre Enrique Bunbury
dibujo sobre Bunbury

Del infierno al cielo: Born To Run despegó la carrera de Bruce Springteen
Si te gustó esta crítica, puedes leerte la historia de Bruce Springsteen.

Más rock en...
¿Conoces los inicios de Bruce Springsteen? Su carrera no daba despegado mientras tocaba en los clubes de Asbury Park. Sus dos primeros discos fueron alabados por la crítica, pero no los compró prácticamente nadie.

La discográfica tenía a nuestro Boss acorralado. Los dos primeros discos (Greetings from Asbury Park, N.J y The Wild, the Innocent and the E Street Shuffle) eran buenos, a fin de cuentas The Boss no tiene un disco malo, pero no conseguían plasmar su fuerza en los directos de los clubes. Hasta que apareció John Landau.

Este productor consiguió sacar toda esa energía que atesora Bruce Springsteen, y entonces a la tercera oportunidad, lo consiguió, publicó Born To Run, un disco clave en la historia del rock.