¡ Púlsame !
¿ Y si Jim Morrison no murió en París aquel 3 de Julio de 1971 ?

Entre todos los mártires del rock hubo dos que escaparon de esas malditas telarañas que te atrapan hasta la muerte. Uno, todos sabemos que es Elvis Presley. Creó el Rock N' Roll, así que es inmortal. Y esto es así.

El otro tipo convirtió el Rock en un medio de expresión contracultural, y entonces el FBI lo consideró peligroso.

En AQuemarropa, vamos a contaros cómo Jim Morrison sobrevivió a su propia muerte y vivió en la tranquilidad de algún país de verdes colinas en África. Mientras, su legado se convertía en un símbolo de libertad.

Fue así como Jim Morrison empezó su viaje al fin de la noche. Y alcanzó la claridad de las mañanas en el anonimato...

El retrato de Jim Morrison, un rostro que guarda un significado que ha trascendido a su persona: el icono del rock, la imagen de libertad y un azote del estilo de vida consumista.

Abre las puertas y mira qué hay al otro lado.
Fondo decorativo simulando mancha de tinta
Logo sección Rock


Rostro icónico de un mito del rock
Jim Morrison siempre fue un tipo fiel a sus propios ideales. Cualquier hombre tiene muchas ideas, Jim también, pero si eligiésemos la más representativa, nos sorprendería el marcado ideal de libertad que impregnaba su figura.

Su vida llevaba un tiempo descarriada. Todo el Rock, y medio mundo lo sabían. Su banda también. Viajó a París para encontrarse. Para escribir, y eso. Pamela Courson lo acompañó.

Era un retiro, pero no lo suficiente lejos del mundanal ruido, su estela de icono del rock, de símbolo de la libertad, y su espíritu rebelde lo acompañaban haya a donde fuese.
Jim Morrison murió la madrugada del 3 de Julio de 1971, en la bañera de su casa de París, el apartamento del número 17 de la Rue Beautrillis que alquiló a la modelo francesa Elizabeth Lariviere. Aunque también se dice que realmente el final le llegó en los baños del Rock N' Roll Circus por una sobredosis, y unos traficantes trasladaron su cuerpo a la bañera de ese piso que compartía con Pamela. Se dicen muchas cosas, se han escrito muchos libros. Y la verdad nunca se sabrá.

Pamela Courson declaró que se había encontrado muerto a su marido en la bañera. Aquella noche Jim no se encontraba bien. Se había levantado porque no podía dormir, había vomitado sangre y se había quedado un rato sumergido en el agua caliente de su bañera. Unas horas después Pamela se despertó, y al no ver en la cama a su amante fue a buscarlo al baño. Después de la histeria del momento, llamó a uno de los mejores amigos del cantante. Alain Ronay se presentó junto a Agnes Varda, y decidieron llamar a una ambulancia.

El equipo médico trató de reanimarlo, pero era ya demasiado tarde. El doctor Max Vasille levantó el cuerpo y redactó el acta: un hombre de 57 años muere de un paro cardíaco en su bañera. No hay indicios de violencia, ni nada raro o sospechoso, por lo que decide que no es necesario realizar una autopsia. Cavan un agujero en el cementerio Père-Lachaise, y allí en la más sosa despedida, cuatro gatos cierran la historia de El Rey Lagarto. Ni misa, ni ceremonia, ni nada de nada. Un poco de tierra y comida para los gusanos.

Todavía hoy nos creemos esa historia.

Se conocen al menos tres versiones de la boca de la protagonista. Pamela Courson relató que se había encontrado a Jim en la bañera y que había muerto de un ataque al corazón, versión que daría la policía y se considera oficial; pero también diría que Jim murió de sobredosis, ya que le inyectó una dosis letal de una heroína muy pura; otro día diría que Jim esnifó heroína por error, muy al estilo de Mia en Pulp Fiction. También diría que Jim sangraba por la nariz, que la bañera estaba teñida de rojo. Sin embargo, no parece posible, ya que el doctor no vio nada sospechoso.

Pero la muerte oficial de Jim Morrison siempre planteó muchas dudas. ¿Por qué es plausible que Jim Morrison no la palmase en París?

No hay pruebas que demuestren que Jim Morrison sobreviviese a esa muerte que nos cuenta la versión oficial de la historia. En realidad tampoco hay muchas pruebas que corroboren la versión oficial. Aquello fue un caos. La falta de profesionalidad roza lo sospechoso. El médico que levantó el cadáver no dio ni una, ni siquiera acertó con la edad del difunto: el muerto tendría unos 50 y pico años, decía el acta.

El físico del cantante… Siempre hemos escuchado que cuando Jim murió estaba un poco demacrado. Y es cierto, pero no era para tanto. No tanto como nos han querido hacer creer. Tenía 27 años y la única droga dura que consumía asiduamente era alcohol. Se había dejado barba y estaba un poco rechoncho. Aunque en París había mejorado mucho su físico, se había afeitado y no tenía mal aspecto. Sólo hace falta buscar un poco en Internet y ver sus últimas fotos. Cuando un médico forense predice la edad de un cadáver -aunque no haya practicado la autopsia-, al menos deberíamos darle algo de credibilidad. A fin de cuentas es su trabajo y estará acostumbrado. O quizás no. Jim, muerto o vivo, no tendría 50 y pico años en ningún dictamen médico. No en uno real.

La última foto de Jim es muy esclarecedora:

La muerte oficial de Jim Morrison

La versión oficial nos cuenta que Jim Morrison la palmó en París, un oscuro 3 de Julio del '71. El acta de defunción de su muerte declaraba un paro cardíaco. La causa la llevamos escuchando 50 años, y no pudo ser más original: otro rockero muerto de sobredosis. Con la vida de excesos que estaba llevando el líder de The Doors, resultaba de lo más convincente. Jim lo sabía, Pamela también. Y no eran ajenos Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore. Tampoco el FBI, que de ser cierta la teoría de que Jim sobrevivió, serían unas manos perfectas para limpiar los detalles.

Pamela Courson tendría que vivir un poco más, no fuese su muerte a resultar sospechosa. Tardó unos tres años en reunirse con su amante. Allá lejos, pero no tanto como creemos: África, la India... en medio planeta podrían pasar desapercibidos.

Triunfó así el amor y la libertad.

Quizás esta teoría no sea más que un intento de cambiar el final de la película. A uno más romántico. Pero bueno, primero mostremos los hechos, luego ya volaremos hacia la aventura...

El final de The Doors

Letras del grupo cambiando de color. Con borde negro.

Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte -creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés-, poner un saco de cinto cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte -África, quién sabe- ese tipo es Jim Morrison.

Él sí sería capaz de llevar todo eso a buen puerto.

- Ray Manzarek

La No Muerte de Jim Morrison

La muerte de Jim Morrison pilló a The Doors en el punto más álgido de su todavía corta carrera musical. Los chicos eran la única banda americana capaz de competir en popularidad con los mismísimos Rolling Stones o con unos Beatles recientemente separados. Es cierto que no estaban en su mejor momento. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore eran más virtuosos y talentosos que cinco años atrás, pero Jim volaba entre nubes etílicas que habían mermado sus capacidades musicales. Todavía nada grave, era joven. Un chico de 27 años tenía tiempo y sobrada capacidad para recuperar la forma, dejar caer los pies al suelo y volver a colocarse la cabeza sobre los hombros. Y con esa idea voló hacia París. Dejando a The Doors en un estado de impasse.

Ray Manzarek sería el encargado de llevarlo al aeropuerto. No le hacía mucha gracia la marcha de su amigo, y menos sabiendo que en París se reencontraría con su amor cósmico, Pamela Courson. Ray pensaba que la toxicidad de la amante del Rey Lagarto era más peligrosa que las piscinas de whiskey en las que nadaba últimamente. Poco bueno podía salir de ahí.

Y Jim había nadado mucho la noche anterior. Ahora tendría unas doce horas para aclarar ideas mientras el vuelo lo llevaba París. Necesitaba un cambio, una vida sana y alejada del ruido mediático, de los compañeros de fatigas, del tintineo del hielo en el vidrio del vaso. Quizás en el aquel interminable vuelo se gestó la locura.

Hacía cosa de un año, Jim Morrison había dejado en el aire la idea de fingir su muerte y escaparse a algún perdido rincón. Después de aquel fatídico 3 de julio del '71, Ray Manzarek se imaginó a su amigo sonriendo feliz durante ese vuelo a París, con aquel folleto de las Seychelles sobresaliendo del bolsillo.

"Sería un sitio genial para desaparecer si todos creyesen que estuviese muerto", había soltado Jim Morrison enseñándole un folleto de las Islas Seychelles a Ray Manzarek. Una locura que quedó ahí, como una gracia en un momento, pero que unos años después se presentaría clara ante el teclista, como un rayo de fe en la mañana, cada vez que echaba de menos a su amigo.

Pero no dejemos aún fluir la imaginación...

Ray no tenía claros sus sentimientos, quería seguir haciendo música con The Doors, y al mismo tiempo sabía que Jim estaba fundido. Allí plantado, viendo despegar a su íntimo amigo, pensaba que volvería con las pilas cargadas, y seguirían abriendo las puertas de la percepción, removiendo conciencias y cambiando el mundo, como habían soñado en la playa de Venice cuando fundaron The Doors. No se había dado cuenta aún que el trabajo estaba concluido: lo habían conseguido, The Doors eran un símbolo de libertad. La imagen de Jim y la mítica banda son hoy un icono tan claro de libertad como la estatua regalada por los franceses.

Vivo o muerto, Jim puede sonreír tranquilo, sus ideales han marcado generaciones, y aún hoy siguen intactos.
Foto de Jim Morrison en blanco y negro
Los hechos... así murió Jim Morrison según la versión oficial.
Jim Morrison y Pamela Courson en París (28 de Junio de 1971)
La causa de su defunción fue un paro cardíaco. Pocos vieron el cadáver. Y de ellos sólo Pamela y Alain lo conocían, sólo su amante y su amigo podían certificar quién era. Para el médico era un muerto de 57 años al que le había fallado el corazón mientras se daba un baño. -¿57 años? ¿Estaban hablando de la misma persona?- Hasta varios días después de la muerte no se avisó a la prensa ni a la familia del cantante. Pamela apuró a las autoridades para que le diesen el acta de defunción y enterrar a Jim a escondidas.

No cabe duda de que Pam es cómplice de lo que haya pasado. Alain Ronay es la otra pieza que ayudó a lavar los platos. O a preparar su huída.

La justicia americana tenía una causa pendiente contra el cantante, y parece que iba a presentar nuevos cargos que abrirían de nuevo ese capítulo no cerrado. Los huesos de Jim no escaparían la pena de cárcel. Y entonces llegó la noticia: Estrella de Rock muere en París en extrañas circunstancias.
En AQuemarropa... No te pierdas...

Las Bebidas son por Pearl: La vida de Janis Joplin
Las Bebidas Son Por Pearl

Tenía pendiente una condena de cárcel.
Cumplir esa condena hubiese significado la mayor derrota de su vida. Estaba hundido. Su ideal de libertad era tan marcado que estar atrapado entre cuatro paredes no significaría vivir.

Quería escapar de una sociedad que lo oprimía.
Jim quería pasar desapercibido, vivir una vida alejado del rock y la fama.

Había dejado su mensaje, su labor había terminado.
Tocaba descansar. Había escandalizado a la sociedad americana, dejando un ideal de libertad y paz que calaría hondo. Quizás en aquel momento aún no sabía lo hondo que caló a lo largo de estos años. Hoy en día seguimos hablando de Jim.

Su muerte lo convirtió en una leyenda mayor.
Es triste, pero es cierto. Se fue demasiado pronto. Al Nirvana, o quizás a esa isla paradisíaca en la que desaparecer de la sociedad y los medios de comunicación.

Saturado de excesos. Adicción al alcohol.
Sus vicios estaban corrompiendo el legado de su mensaje.

Fin de The Doors.
Había anunciado que dejaría la banda después de la gira de presentación de L.A. Woman, que sería su último disco.

Causas de Jim Morrison para fingir su muerte y desaparecer


Foto de Jim Morrison en blanco y negro
Sobredosis en el Rock N’ Roll Circus.
Unos camellos abrían cargado con el muerto por medio París hasta el apartamento y abrían preparado una coartada. Pero Pam, ¿qué había dicho si viese entrar a varios tipos con su amante muerto en una manta?

Ahogado en vómitos de Vodka en su bañera.
Muy parecida a la hipótesis de la sobredosis.

Fingió su muerte y escapó bajo el pseudónimo de Mr. Mojo Risin’.
Huyó a las Islas Seychelles cuando la policía iba a pedir una orden de arresto. Sin duda la hipóstesis más bonita.

Un ataque al corazón.
No estaba tan mal físicamente como nos hacen pensar. Existen fotos de Jim Morrison y Pamela Courson de 5 días antes a la muerte de Jim donde presentan buen aspecto.

La heroína del novio de Marianne Faithfull.
El novio de la ex de Mick Jagger era un camello que vendía heroína a famosos.

Asesinado por la CIA.
Quizás la más absurda de las teorías. Conspiranoia pura y dura. Que el FBI lo hubiese ayudado a fingir su muerte tendría algo de sentido. El gobierno y las autoridades no verían mal poder librarse de una figura pública que incitaba a la sociedad a desviar el rumbo consumista y capitalista. Aunque esta teoría también parece muy forzada.

Hipótesis sobre la muerte de Jim Morrison

Yo creo que Jim Morrison sobrevivió a aquel día, que fingió su muerte. Si en realidad murió, a quién cojones le importa de qué. La cuestión no debería de ser ¿de qué murió?, sólo tiene un sentido morboso, pero la pregunta ¿en realidad murió aquel día? significa algo más.

Que Jim Morrison siguiese con esa vida suya que todos conocemos, era opuesto al mensaje que transmitía The Doors. Por lo que fingir su muerte, sobrevivir a aquel día que figura en la lápida de París, significaría que Jim consiguió todo aquello que pregonaba: vivir en paz, encontrar la felicidad y ser libre para siempre.

El cantante de The Doors se sentía cansado de la vida que llevaba y quería dejar The Doors y vivir en paz, en la libertad del horizonte. Vamos, en el anonimato. Se refugió en París, pero las autoridades lo reclamaban por aquellos asuntos pendientes del Incidente de Miami.

Y sin embargo, meterlo en la cárcel lo convertiría en un mártir. Lo mejor para las autoridades sería que desapareciese para siempre. Y en realidad, Jim también era lo que deseaba. Había transmitido su mensaje, su labor había terminado. Acabar entre cuatro paredes, era opuesto a su ideal de libertad. Le tocaba descansar y vivir en paz, buscando su felicidad, alejado del mundanal ruido, de la fama y los excesos. Fundiéndose en el firmamento como otras estrellas del rock, para admirarlas cuando miras al cielo en las noches claras. Su legado quedaría ahí, intacto, sin mancillarse en los devenires de la vida rockera.

Lo que nos lleva a…
Opinión a quemarropa acerca de la no muerte de Jim Morrison.

La banda The Doors y sobre todo la icónica figura de Jim trascienden a la música para convertirse en una filosofía de vida.

Y después de tantos años, la idea ahí sigue al pie del cañón. El espíritu de Jim Morrison nunca se apagará porque su música tiene un significado. Redefinió el Rock como movimiento cultural de rebeldía. Sí, nos hemos puestos sentimentales y filosóficos, pero es casi una obligación, El Rey Lagarto creía en el poder de la palabra para transformar a la sociedad. Para que siguiese un camino hacia… Es eso, su icónica figura significa sobre todo una cosa: libertad.

La carrera de The Doors seguía un propósito, visualizado desde el primer instante de la concepción del grupo sobre la arena de la playa de Venice. Ray Manzarek y Jim Morrison querían cambiar el mundo a través de un mensaje y el Rock era un medio único, divertido y nuevo para lograrlo. Por ello su carrera fue un concierto donde intentaron llevar a quien quisiese escucharlos a un estado hipnótico que los guiase a abrir las puertas de la percepción, a pensar por sí mismos y a librarse de las ataduras. De cualquier atadura de la vida que impida ser uno mismo.

El Rock N’ Roll no tendría la misma connotación cultural si The Doors y Jim nunca hubiesen existido.

Hoy se venden muchas camisetas de grupos de Rock, pero algunas no llevan implícito el mensaje que aquellas bandas quisieron transmitir. Una camiseta de Jim Morrison digna ondearía como una bandera al viento, una que consiguiese escapar de su mástil y volar libre por un cielo donde no existiese la monotonía, donde sólo existiese el amor. El hombre nació para vivir, pensar y mejorar el mundo y su propia calidad de vida. Estamos aquí para buscar nuestra felicidad y la de los que nos rodean. Una búsqueda única para cada ser. ¿Seguimos en ello, o nos hemos alejado de este propósito?

Al final la rebeldía que mostraron esas bandas de Rock que tanto amamos no debería escandalizar tanto a la sociedad, lo único que estaban haciendo era no seguir un camino marcado. Que ya es bastante. Jim Morrison nos cantó que podíamos ser libres para hacer lo que cada uno quisiese con su vida.

Quizás Jim Morrison muriese en París. Seguimos oponiéndonos a esa idea, pero tarde o temprano nos habrá dejado. Lo que sí está claro es que hoy está sentado a la derecha del padre del Rock -uno de sus ídolos-, y ahí seguirá, escuchando el Mercedes Benz a cappella del eterno concierto de Janis Joplin, charlando sobre los males del capitalismo con Kurt Cobain, calentando las manos al fuego de la guitarra de Jimi Hendrix y reviviendo viejas historias de amor y desamor con Brian Jones. Joder, cuánto los echamos de menos… Después de casi 50 años seguimos escribiendo, leyendo y especulando sobre El Club de los 27, sobre historias de rockeros que van más allá de la música.

Algunas Rock Stars han significado tanto que seguiremos hablando de ellas otros 50 años más. We Wanna Rock !!

¿Qué significan Jim Morrison y The Doors?

Artículos sobre The Doors y Jim Morrison


Cuando The Doors rechazaron 35 millones

Los integrantes de The Doors seguían un ideal que era contrario a las morales pre establecidas, al consumismo... Pero a punto estuvieron de tirarlo todo por la borda. Ray Manzarek, John Densmore y Robby Krieger aceptaron emplear Light My Fire en un anuncio. Y pervertir su estribillo. Por 35 millones de dólares -exageró Jim Morrison en una entrevista. El caso es que cuando se enteró el cantante entró en cólera. The Doors no se venden. Ni por todo el oro del mundo. La historia acabó...


Jim Morrison, El Poeta del Rock

Nuestro primer acercamiento al mundo de Jim Morrison. Este artículo es una descripción de Jim Morrison, la persona y el personaje. Desde las influencias que ayudaron a modelar la personalidad de El Lagarto del Rock hasta la filosofía en la que creyó y predicó a su público, así como las dotes artísticas que le ayudaron a difundir su mensaje de rock, pero también de paz y libertad.


The Doors en The Ed Sullivan Show

El 17 de Septiembre de 1967, The Doors participaron como invitados en The Ed Sullivan Show, un famoso programa musical de máxima audiencia en la televisión americana. Pero la CBS no veía con buenos ojos una frase de la canción Light My Fire que el grupo estaba a punto de interpretar. Así que obligó a The Doors a modificar la parte que decía "Girl, we couldn't get much higher". ¿Qué hizo Jim Morrison?
Logo simple en blanco sobre Rock N' Roll
El Rock, La Verdad, La Jodida Vida... Rompe la T.V. y lee AQuemarropa.es
Letras del logo de AQuemarropa

Cómo Jim Morrison fingió su muerte y escapó a las Seychelles