Dibujo de una television y la letras "AQuemarropa"


Versión optimizada para móviles - Ver versión de escritorio -
AQ - Literatura y Cómic - Sin City
Cartel de Bienvenidos a Sin City
Los Cómics de Frank Miller's Sin City
Marv había perdido el interés por su puesto en la barra del Kadie's. Nancy no actuaba aquella noche. Además la primera botella la había roto en la cabeza de aquel pringado que se metió con la camarera, Shellie. El ambiente era turbio, más que cualquier otro día. La segunda botella estaba mediada, y no quería perder más oro líquido.

Salió a la calle. Al cruzar aquel oscuro callejón, escuchó un grito agudo. Otra chica en apuros. Marv remangó las mangas de su abrigo. Pero no, esta vez no. Eran Dwight y Gail, dando rienda suelta a sus sentimientos.

-¡Qué suertudo! -murmuró esbozando una sonrisa.

Como dice Frank Miller, en un callejón de Sin City puedes encontrarte cualquier cosa.
Welcome To BaSin City
Imagen de Joseph Gordon Levitt de espaldas con un Jaguar y a los pies de Sin City
Índice de capítulos de este reportaje:


- ¿Cómo es Sin City?



- Crítica y Sinopsis de los cómics



- El Mejor Cómic de Sin City: Ese Cobarde Bastardo


Índice de Críticas de los Cómics:

- El Duro Adiós
Aquí empieza todo. Marv contra Sin City, y su poder corrupto.

- Mataría Por Ella
Ava Lord inventa la mejor historia negra de la saga.

- La Gran Masacre
Una batalla campal para salvar Old Town.


- Ese Cobarde Bastardo
El tipo amarillento es de lo más perverso de la historia del cómic.

- Valores Familiares
Miho y Dwight tratan de esclarecer un asesinato. Una historia de suspense.

- Alcohol, Chicas y Balas
Conjunto de relatos cortos donde impera un humor muy negro, y el sabor ácido y perveso que burbujean las cloacas de esta ciudad.

- Ida y Vuelta al Infierno

Wallace revolverá la ciudad y se enfrentará a toda una organización criminal para recuperar a su amada.


 
El Senador Roark, un corrupto lider de la ciudad
¿Cómo es Sin City?



Sin City es una saga de siete cómics o novelas gráficas de estilo pulp y noir escritas y dibujadas por Frank Miller. El contenido de esta saga destaca por emplear el blanco y negro y una atmósfera oscura y dramática representada por la propia ciudad, casi un personaje más.

Los personajes principales son malhechores, perdedores o supervivientes callejeros que las circunstancias los convierte en héroes al ponerlos ante un conflicto que sobrepasa su límite moral. Los villanos son depredadores humanos, que cometen los delitos más sucios y asquerosos que se pueda imaginar.

Por ello, aunque Sin City esté escrito en clave de cómic, el contenido de la saga es duro, aunque también noble. Los malos son muy malos, pero los buenos, aunque no sean muy buenos, muestran claros valores morales.

Las novelas tienen un contrapunto de crítica social, aunque muy extrema. Muestran la corrupción de las altas esferas y su ausencia de moral, y critican la distinción de clases sociales. Frank Miller dice entre líneas más de lo que muestra en sus viñetas.

Este cómic está cargado de acción, pero nada realista. Los personajes no gozan de habilidades sobrenaturales, pero sí están éstas exageradas. Además el desarrollo de la acción, por veces está mostrado de un modo divertido, siendo la ironía y el humor negro una característica intrínseca de la ciudad y sus personajes que suaviza el nivel de dureza de los argumentos.

Estas características hacen de Sin City una saga muy completa, llena de crítica social, dura y a la vez simpática y divertida. Te gustará si te gustan películas como Pulp Fiction, Natural Born Killers o escritores de novela negra como Elmore Leonard o Jim Thompson.
Personajes recurrentes entre las historias



Aunque en un principio las primeras historias de Sin City se publicaron por entregas periódicas al estilo de los cómics, hoy se venden como novelas completas, teniendo cada una su propio final. No es necesario seguir el orden de las publicaciones.

Sin embargo es recomendable leerse la saga entera, ya que Sin City es como un universo, pues los personajes son recurrentes. Veremos cómo los argumentos entrecruzan a los protagonistas entre las historias, enriqueciendo las viñetas. Protagonistas principales serán personajes invitados en los siguientes cómics. Los secundarios aparecen por aquí y por allá, fuera del cómic que les pertenece, como fondo o parte del decorado de las viñetas, añadiendo historia a los argumentos.

Sin City está lleno de saltos temporales entre sus historias y de cruces argumentales. Los cómics se enriquecen entre sí, añadiendo un valor enorme a esta saga.

El orden cronológico de este universo no sigue el orden de los libros. Por ejemplo, la primera novela, El Duro Adiós sería el final de la historia.
Puedes ver aquí el orden cronológico completo según el propio autor de la saga.
Los edificios de Sin City  una chica con vestido rojo
Sin City es un personaje más entre los recurrentes personajes que protagonizan los siete cómics de los que consta la saga. Esta ciudad no respira aire puro. Está viciada y es corrupta desde sus cimientos. Siempre llueve y no amanece. Y sin embargo, tiene algo que nos fascina, nos llena de adrenalina ante las posibilidades de aventura que atesora.

La ciudad es la atmósfera argumental de las historias, la ambientación que hace que nos sumerjamos en las tramas y sigamos a los personajes principales en su sed de venganza o en su afán de evitar un crimen deleznable.
Marv en una escena de A Dame To Kill For
Descripción del universo pulp creado por Frank Miller

Frank Miller debutó en el género noir con El Duro Adiós, una novela por entregas que causó sensación en aquellos primeros años '90, donde las viñetas estaban un poco saturadas de tanto superhéroe altruista y guapo que salvaba el mundo dos o tres veces por cómic. Con esta saga de novelas, los argumentos se volvieron más mundanos. Las tramas del cómic rozan casi por primera vez la novela negra y copian alguna de sus características, como la atmósfera violenta y criminal.

No ocurre lo mismo con los protagonistas. Los personajes son perros callejeros, en los que no hay nada del galán de aquellas novelas o películas negras de los años '50. Los protagonistas de este autor son antihéroes violentos, tipos duros que malviven en una ciudad que se merienda a la buena gente. Y sin embargo son monjitas de la caridad si los comparamos con los villanos.

Las noches sin fin y la sempiterna lluvia definen la ambientación oscura y tenebrosa de una ciudad donde a los héroes los persigue la policía, mientras los villanos mueven los hilos de una ciudad que supura corrupción por sus alcantarillas. Los villanos son muy villanos, y los hay de dos tipos: asesinos carentes de alma y líderes corruptos que protegen a los primeros, y que a la luz de la población son los buenos.

En cuanto a los héroes... Brillan, pero a la luz de las farolas. Un héroe de Sin City es en realidad un antihéroe que pisa la línea constantemente, pero que se encuentra ante uno de esos crímenes tan odiosos que le resulta imposible quedarse con los brazos cruzados. En estas historietas, los héroes son circunstanciales.

El crimen que narra Frank Miller en esta saga no tiene nada de noble, al contrario nos sumerge en los crímenes más despiadados y deleznables de los que es capaz la raza humana, y que convierte a los villanos en los más malvados de la historia del cómic. Todo un atrevimiento por parte del autor. En este punto, se escapa mucho de la convección clásica de la novela negra. Todo lo que envuelve el acto criminal principal de cada cómic de Sin City está perfectamente encuadrado dentro del mal absoluto, cuando muchas veces en la novela negra encontramos un punto moral que puede salvar al criminal ante nuestros ojos. En la ciudad del pecado hay malos y supervivientes. Y queda bien claro qué es cada cual.


Diferencia entre cómic y novela gráfica

La diferencia entre ambos formatos es de duración y número de entregas. El carácter completo de la novela gráfica es la gran diferencia con el cómic. Normalmente, un cómic continuará la próxima semana o el próximo mes, mientras la novela gráfica puede leerse de principio a fin, es una historia completa en una sola publicación.

Realmente Sin City no suele considerarse un cómic, pero la diferencia con novela gráfica es sutil. Inexistente para muchos. En la calle suele emplearse el término cómic antes que novela gráfica para referirse a este tipo de historias contadas en viñetas, por ello nosotros hemos elegido el primer vocablo. Está más extendido en su uso, y nos gusta más. Además Sin City empezó siendo una historia por entregas, un serial al estilo del cómic. Los más puristas seguramente no estaréis de acuerdo.

La otra razón de que prefiramos llamarlos cómics es que últimamente este nombre genera un poco de aversión en algunos. Como si alguna gente se avergonzase de llamarlos cómics, se avergonzase de leerlos. Y les suena más adulto novela gráfica. El qué dirán si me ven con un cómic. Se ha extendido la idea de que estas páginas llenas de dibujos y colores no son para un adulto, ni siquiera para un adolescente. Esos tipos que dicen que "quien lee cómics no liga" y luego van al cine a ver las películas basadas en esas viñetas que desdeñan han causado un gran perjuicio al sector. El cómic es un arte, y sus dibujos son verdaderas genialidades, que muchas veces transmiten más que las palabras de los actores. Por no hablar de la dificultad de dibujar y colorear las páginas...

En fin, que nos gustan los cómics y nos sentimos orgullosos.
 
 
Artwork a partir del cómic de Frank Miller
Crítica y sinopsis de los cómics

Un día más en Sin City es mucho tiempo. Sobrevivir en un nido de ratas resulta difícil sin saber cazar. Hay inocentes en estas historias, también inocencia, pero cuando se juntan ambos adjetivos, las presas se vuelven fáciles para los villanos más oscuros del cómic. La maldad en esta ciudad sale del propio Infierno y busca al más débil. Y no quedan héroes. Por suerte queda un pequeño puñado de duros antihéroes en busca de redención que poco o nada pueden perder ya.


El Duro Adiós



El primer cómic de esta saga no es sólo el inicio de un universo que ya es historia dentro y fuera de este mundillo. El Duro Adiós es uno de los cómics importantes de la historia. Para muchos el mejor de Sin City, para el resto a la altura de Ese Cobarde Bastardo, la otra gran obra ambientada en esta oscura ciudad.

Su protagonista, Marv, es un tipo carismático. Tiene el cuerpo, la fuerza de un animal. Un cordero con piel de lobo. Y es justo su apariencia la que ha hecho de su vida un desastre: todos huyen de la bestia, pero siempre es el primer candidato cuando hay que buscar un culpable. Siempre está dispuesto a echar una mano si la causa es noble, a perseguir a uno de esos criminales tan deshumanizados que dibuja Frank Miller. Y por ser bueno y grande, es un blanco fácil en una ciudad donde el poder está corrupto. Hay más moralidad en este cómic de la que pudiese parecer a primera vista.
 
Artwork de A Dame To Kill For
El corazón de Marv es igual de grande que su cuerpo. Pocos lo saben, nadie se lo imagina. La vida no lo trata demasiado bien. Y cuando parecía que no encontraría el amor, no con esa cara, su corazón se ha roto de pasión. Así, sin ni pensarlo siquiera, su cuerpo cayó rendido entre las sábanas de un motel barato, bañado en sudor, saliva y olor a mujer. ¡Y qué chica ha imaginado Frank Miller! Una sensación nueva para Marv, una que no había probado antes. Pero el despertar aquella mañana fue duro, un corazón roto de dolor. Lo bueno dura poco en una ciudad tan corrupta como Sin City. Si hubiera tomado menos copas aquella noche, quizás la historia hubiese cambiado. No vale llorar ahora, nuestro héroe no podía imaginarse que algo andaba mal. Y si todo fuese bonito a las primeras de cambio, entonces El Duro Adiós no hubiese ni durado diez páginas. Es necesario un conflicto. Un héroe y un villano.

Y el villano es rápido y sigiloso, casi tanto como malvado. Marv aún no lo sabe, está confuso, necesita sus píldoras para evitar alucinaciones. Sin embargo lo de ayer fue muy real. Lo sabe y un plan se empieza a formar en su cabezota. Primero deberá encontrar a Gladis, sin ella no sería lo mismo.

Uno de los motores de los argumentos de las novelas de Sin City es la venganza. Volverán los malos tiempos, el todo o nada, la sed, los puños, y Gladis. Marv no cesará en su empeño hasta descubrir la verdad.

Cómic duro, con un guión firme que por un momento parece dar un giro de 360 grados. Sin embargo se mantendrá firme desde el principio hasta el final, como el tesón de su protagonista, aunque lleno de sorpresas. La novela está llena de acción, pero también de suspense, y en ese punto tiene un parecido razonable con el maestro Hitchcock y su Vértigo.


Mataría Por Ella (A Dame To Kill For)

El segundo capítulo de esta saga se acerca más que nunca a la novela negra. El argumento de Mataría Por Ella incluye las características clásicas de este tipo de historias: giros de guión, personajes complejos y que guardan secretos, clichés detectivescos, amores imposibles, segundas intenciones.

Frank Miller traslada la ambientación de las películas de este género al cómic, fundiendo a los personajes con el decorado. Así los protagonistas pueden aparecer entre humo de cigarros, envueltos en vapor, entre el agua de la piscina, cayendo a través de cristales, entre las sombras de una persiana... siempre buscando que el decorado acentúe características del personaje, por ejemplo la sensualidad de Ava Lord, o la torpeza de Dwight. Que los dibujos digan tanto como las palabras.
Las lágrimas brotan una vez más de sus mejillas. Esta vez parecen sinceras. Visto desde fuera parecía otra cosa, sin embargo una vez casada las cosas no pintan del mismo modo. La pobre Ava se siente atrapada, rehén de una vida con vistas a cuatro paredes que no son para ella. Ya no aguanta más a su marido multimillonario, Damien Lord. Así que Ava Lord tiene un plan, y sólo conoce a un tipo lo suficientemente loco de amor como para ayudarla en una empresa tan complicada.

Dwight McCarthy ha sobrevivido un buen puñado de veces a la ciudad del pecado, y todavía le quedan unas cuantas vidas para arriesgar, si la mujer vale la pena, claro. La relación entre ellos siempre ha sido un poco tórrida. Llena de odio, algo de amor loco y un montón de pasión. Pero siempre acaba magullado cuando Ava aparece a su encuentro. El amor es una espina que siempre se clava demasiado hondo. Le costó años sacarse de la cabeza a la mujer de los suspiros. Pero hay algo en esa mirada que se sale de lo normal, no hay otra mujer como ella.

En la novela Mataría Por Ella, Dwight tendrá más de un encontronazo. En la mansión de los Lord tendrá que vérselas con un gigante de puños de acero que responde por Manute. Sólo hay un tipo lo suficientemente tonto y grande para luchar por una causa que no es la suya y con la suficiente fuerza para rivalizar con el criado de los Lord. Sí, no podía ser otro que Marv.

Frank Miller nos sorprende al introducir como personaje secundario al protagonista de la primera historia. Es el momento en el que nos damos cuenta de que el tiempo es maleable para un escritor de cómics, y de que los saltos temporales y los personajes recurrentes serán santo y seña de esta saga. Así será más difícil desentrañar el desenlace de los personajes sin leerse la saga al completo. A partir de esta novela, la cronología será del estilo de Pulp Fiction, desordenada en el tiempo, ordenada en la cabezota de su creador.

Podéis leer más sobre el argumento de la novela en nuestros reportajes sobre la película basada en ella, A Dame To Kill For.

Esta segunda historia nos presenta a Dwight, uno de los protagonistas principales más recurrentes. Este buscavidas siempre está metido en líos de faldas. Cuando despierta en una nueva cama, siempre aparece un tipo colgado que tira de la cisterna. Entonces parece que Dwight se ahogará en la mierda, y sin embargo una vez más, consigue sacar a flote su cabeza en el último instante. Pero ya ha sobrevivido a mucho, ¿será A Dame To Kill For la historia que lo mande por el desagüe?


La Gran Masacre

La tercera novela ambientada en esta ciudad pecaminosa es la que contiene la mayor dosis de acción de toda la saga. La Gran Masacre profundiza en la historia del Barrio Viejo, a través de Dwight y de las propias Chicas de Old Town.

El personaje favorito de Frank Miller repite protagonismo, y cuando este tipo anda por medio, el detonante del argumento suele ser un lío de faldas. Esta vez la afortunada es Shellie, una camarera del Kadie's que tiene el honor de ser el personaje secundario más recurrente de toda la saga.
 
Poster de Sin City para sección sobre el mundo creado por Frank Miller
Sólo hay un poli honrado en Sin City. Y no es Jackie Boy. Este ex-novio de Shellie es un policía que saca grandes privilegios de enseñar su placa. Uno de muchos, pero igual de corrupto que todos. Los miembros del cuerpo son intocables. En esta ciudad hay una ley no escrita por la que si atacas a uno de los suyos habrá sangrientas represalias. Así que Jackie siente el poder en sus manos, la libertad de liarla, y su personalidad de impresentable se acentúa cuando se junta para salir de fiesta con la pandilla de santitos que tiene por amigos.

Esa noche el grupo tenía ganas de montarla, y su líder se sentía generoso, así que acudió al piso de su ex para llevarla de fiesta, y de paso que trajese a sus compañeras del Kadie's. Eso mantendría ocupados y calientes a sus amigos. Poco importaba que Shellie le odiase, a fin de cuentas él era Jackie Boy.

Pero la cama de Shellie volvía a estar caliente, se había mudado a pastos más fértiles. Dwight esperaba que no se enfriase demasiado mientras permanecía escondido en la ducha. La bilis le subía por las venas. No aguantó más y la cabeza de Jackie Boy acabó dentro de un retrete lleno de agua. Ante la demostración de fuerza, el policía corrupto y su séquito salieron por piernas del piso de la guapa camarera. En dirección a Old Town, lo que encendió todas las alarmas de Dwight McCarthy: las chicas del barrio más húmedo de todo Sin City podrían estar en peligro.

¡Cómo se le pudo pasar eso por la cabeza! Si Dwight ya conocía a Miho, la guardiana de Old Town y casi un arma de destrucción masiva... Quizás sea el nexo argumental más pobre de toda esta tercera entrega.

El caso es que entre Jackie Boy, Miho y Dwight lían una buena, tanto que los cimientos de tranquilidad sobre los que se sustenta este viejo barrio se tambalean. Para siempre, si no encuentran una solución. El héroe y las chicas tienen unas horas de margen, o sea algo menos de 200 páginas de cómic.


Ese Cobarde Bastardo

Sin City se viste de gala para sumergirnos en la piel de Jon Hartigan, el único poli honrado y valiente de toda la ciudad. Antes de seguir, vamos a dar nuestra sincera opinión sobre esta obra. Ese Cobarde Bastardo es la leche, una historia redonda que tiene un hueco selecto entre los mejores cómics jamás realizados. Sin duda, una de las obras cumbre del maestro Miller.

Héroe y villano son antagónicos en esta novela. Ese bastardo amarillento es de lo más asqueroso que parió el ser humano. Tenemos que reconocerlo como uno de los grandes villanos de la historia del cómic. Quizás el más malvado -bueno, Kevin, el maníaco de El Duro Adiós, también tiene un hueco al lado del diablo-. Ambos personifican la maldad absoluta. El amarillo de los Roark tiene en la esquina opuesta al héroe más noble que ha escrito Frank Miller para esta saga. Qué empiece el combate...

Dwight, Miho, Gail y Jackie Boy en el cómic de Miller
Artwork de That Yellow Bastard
 
Sin City, artwork de la obra Valores Familiares
Artwork sobre el universo de Fran Miller
Artwork sobre los dibujos de Frank Miller
Todo debería estar en calma, la vida ser justa con un hombre que ha sido honrado durante su carrera como teniente de la policía. Sólo queda una hora para que pueda dedicarse a pescar, a ver los partidos del beisbol desde el sofá. Pero la conciencia impide a Jon Hartigan retirarse sin atar ese cabo suelto: una niña está en peligro.

Un soplo de última hora lo ha llevado al muelle de la ciudad. El hijo del Senador Roark es un malnacido que puede hacer cualquier barbaridad inimaginable a esa pobre niña. No es la primera vez que ocurre. Todos lo saben, nadie se atreve a plantarle cara. En Sin City , todos miran su ombligo, casi todos meten la mano y no hay salvación para quien mete la pata. No resulta fácil ser de los buenos, las telarañas de la corrupción sumen a la ciudad en la oscuridad. Y más difícil resulta cuando se trata de un Roark. El Senador tapa cualquier delito de su hijo, por muy inhumano que sea.

Esto es sólo el principio, pero no vamos a desvelar nada del argumento, ni siquiera hablando entre líneas. Esta cuarta entrega de la saga es un capítulo memorable que se lee en un suspiro, sobre una hora, eso escudriñando bien las viñetas y dejándose absorber por el ambiente que emanan. La novela lo merece. Si es posible, recomendamos leerla antes de ver la película. Aunque sabemos que a estas alturas eso es bastante difícil ya.


El mejor cómic de Sin City

En nuestra opinión, la mejor novela de Sin City es Ese Cobarde Bastardo. Estamos ante una historia poética, redonda, que trata sobre el sacrificio, la justicia y el amor ciego. Al mismo tiempo nos sumerge en la corrupción, en el vicio más depravado y en la perversidad absoluta, a través de un villano odioso. Las viñetas están cargadas de acción, en un blanco y negro que juega con la iluminación, y una pizca de amarillo que tiene mucha importancia en el argumento. El inicio, el desarrollo y la conclusión de la historia forman un bloque compacto, bien hilvanado, que se lee del tirón sin el más mínimo altibajo. El escritor consigue mantener la incertidumbre, la tensión mientras nos lleva de la mano de Hartigan por un camino duro, muy cruel por un lado, pero admirable por la orilla contraria. Lo peor y lo mejor del ser humano frente a frente.

Hartigan y Nancy son dos de los personajes más carismáticos de toda la saga. Los personajes principales de esta novela tienen mucho trabajo detrás. Hasta ahora el autor  nos había mostrado sólo la punta del iceberg en el caso de la chica. Aquí conocemos la historia de la mejor bailarina del Kadie's, a la mujer que hay detrás de las viñetas, y que en los cómics anteriores no pasaba más allá del impacto visual y el mero adorno. En esta novela adquiere importancia, conocemos sus sentimientos, su modo de amar. El personaje se vuelve real y profundo con poco más que un solo abrazo.


Valores Familiares

Miho y Dwight tienen que resolver un caso que parece bastante extraño. Las tareas detectivescas del protagonista nos llevan hasta la mafia italiana asentada en la ciudad, y nos enteramos de una venganza por cuentas pendientes que se ha servido fría.

Hasta que se resuelve la trama, no sabremos qué narices tiene que ver con el Barrio Viejo esa disputa entre los italianos y el clan de Wallenquist. Y ése es el motor de la novela, no hay más alicientes. Descubrir lo que quieren averiguar los protagonistas es lo nos lleva a pasar las páginas.
 
 
 
Valores Familiares es una historia un poco extraña, contada con suspense, de modo que entretiene, pero con una trama alargada demasiado cuando en realidad es simple.

Miho es silenciosa y despiadada. No suelta palabra, ni siquiera cuando los focos se centran en ella. En esta quinta historieta se lo pasa en grande, con la katana, las shuriken y todos esos juguetes. Extraña su dibujo, de líneas finas y sin sombras. Parece un modo de estilizarla. Viste un kimono y unos patines. El toque de los patines da juego para que Frank Miller plantee las peleas como una danza. La ninja ejecuta una venganza, mientras Dwight se entretiene charlando con las víctimas. Pasito a pasito porque el hilo argumental avanza muy lento. Muchas viñetas para contar poco, anécdotas como el Beetle que no carbura bien o la poli guapa que se puede meter en un buen lío si no deja de flirtear. Aunque el cómic tiene un toque misterioso que hace acabarlo. Sin innovar nada, el final es lo mejor. Luego tiene momentos, como algunas viñetas geniales o la conversación entre Dwight y un antagonista llamado Vito.

La novela trata el dilema moral de atentar contra tu propia familia, aunque esté compuesta por mafiosos desalmados. Debería profundizar más en el tema, porque en lugar de dramatizarlo quedó un poco superficial. No falta el toque de humor negro. Y la socarronería final de Dwigh con la voz en off tiene su gracia.


Alcohol, Chicas y Balas

La sexta entrega de la saga es un conjunto de relatos cortos que, en su mayoría, habían sido publicados en revistas del mundillo del cómic. Algunas son realmente cortas, pero todas tienen el sabor bizarro de la ciudad. Conocemos a algunos personajes interesantes y sabremos más de otros viejos conocidos.

En estos relatos se abren nuevas vías argumentales, y se presentan personajes que podrían tener historias largas, como Delia o Mary, si algún día Frank Miller quisiese aumentar este universo.
 
- Otra Noche de Sábado
Marv suele empezar las noches de sábado del mismo modo. Para acabar también igual. En esta ocasión, el resultado fue un poco peor, el dolor de cabeza lo provocó un accidente de coche, del que no recuerda nada. Sin embargo, no fue un accidente normal, está herido en el hombro por un arma. A pocos, irá recobrando la memoria y reconstruyendo la acción de sus escarceos nocturnos por la ciudad del pecado.

- El Gordo y El Enano
También conocidos como Douglas Klump y Burt Shlubb, estos malhechores de poca monta y un montón de verborrea tienen el encargo de deshacerse de un cuerpo. Lo que parecía un trabajo tirado, acaba por convertirse en una tarea pantanosa. Una corta historia de humor negro.

- El Cliente Siempre Tiene la Razón
La vista de Sin City es eléctrica desde la terraza de aquella fiesta. La lluvia la moja suavemente, y se estremece cuando lo escucha llegar. A él también le aburren los tipos de dentro. Historia de novela negra que termina de modo inesperado. Aquí Frank Miller se acerca al romanticismo de los autores clásicos del género.

- Noche de Paz
En Sin City se cometen los crímenes más atroces. Cada noche, incluso en Navidad. No es un secreto, y las paredes tienen oídos en esta ciudad. La historia no contiene diálogos, las viñetas a toda página lo dicen todo. Gran trabajo de diseño. El argumento es corto, pero tiene una vuelta de tuerca. La historia funciona mejor para quien no conozca al personaje principal, algo bastante complicado a día de hoy.

- Y Tras la Puerta Número Tres...
Una historia del Barrio Viejo. Aquí las chicas mandan. Y tú cumples las reglas.

- Ojos Azules
Delia tiene hoy un nombre clave. En su nuevo trabajo la llaman Ojos Azules. Busca recuperar al amor de su vida, pero Jim no para quieto, tiene prisa. Y miedo. Pero todos los callejones de Sin City acaban en el Kadie's. Jim bebe mientras mira a Nancy. Esa chica es algo serio, nos dice Marv. El fortachón siente un poco de envidia cuando Jim sale del bar, con Delia y una eterna promesa de amor. Y un trabajo que cumplir.

- Ratas
Todo está lleno de Ratas. Sobre todo cuando vives en un cuchitril. Unas buscan cualquier agujero, otras entran por la puerta.

- La Hijita de Papá
Johnny busca a Amy, la chica de rosa, en la mansión de su papaíto. Y vaya si la encuentra.

- Giro Equivocado
La justicia en esta lluviosa ciudad es relativa. No hay buenos, ni malos. Más bien, no hay buenos. Esta vez la chica de la curva se viste de azul, un color que tiene un significado en esta saga.

- Línea Equivocada
Otra historia de la chica de azul. Sobran las palabras, cuando tienes el cuerpo de Delia no las necesitas.

- La Novia Iba de Rojo
Dwight visita a su cliente Fargo para ayudarlo con unos problemas. Lo encuentra, pero muy cerca del cielo. Llegó al sitio inadecuado en el momento menos oportuno, como todo buen detective. Entonces los problemas de Fargo, pasan a ser sus problemas. Un relato corto muy road movie, con un giro inesperado.


Ida y Vuelta al Infierno

Y llegamos a la última historieta publicada de Sin City. Ida y Vuelta al Infierno se separa un poco de los personajes y las tramas anteriores. Conocemos a Wallace y a Esther, un pintor y una actriz que no tienen demasiado éxito profesional. No por falta de talento, más bien características intrínsecas de la ciudad. Si no es sucio, turbio o bizarro, no es rentable.

Los protagonistas empiezan una historia de amor, pero hay más gente detrás de Esther, intereses ocultos, tanto para los personajes como para el lector. Frank Miller parece que se ha aficionado a mantener el suspense y a ocultar, en las últimas historias de la saga, la mecha que prende el argumento. Gente con mucho poder ha secuestrado a Esther delante de las narices de Wallace. Aún no sabe a lo que se enfrenta. Pero ellos tampoco, Wallace no sólo es pintor...
El último cómic de Sin City se divide en tres capítulos. El primero nos cuenta cómo Wallace salva a Esther, y cómo empieza a surgir una chispa entre ellos. Hasta que todo se rompe abruptamente cuando alguien la secuestra. Entonces Wallace comienza una búsqueda para salvarla de nuevo. El final del capítulo es un ancla para despertar el interés del siguiente, pues aparece un personaje sorpresa, claro, para el que ha seguido el orden de las novelas. La compañera de piso de Esther es quién menos se podría esperar el lector.

Ida y vuelta al Infierno es un buen cómic, tanto su argumento como sus dibujos. Es una historia larga, muy bien hilada y con bastantes giros inesperados de guión. Tiene acción, persecuciones, suspense, amor y buenas viñetas. La obra contiene un segmento a todo color, un delirio sicótico del protagonista completamente surrealista.

Un personaje noble busca a una chica que conoce de sólo unas horas. Se enfrenta a su destino y a toda una organización criminal. Suena utópico e imposible, pero esto es un cómic y el desarrollo de la historia la hace convincente. Una buena forma de acabar la saga. Aunque esperemos que algún día Frank Miller la continúe. De momento, no hay futuro para la bondad y el amor en Sin City. Si quieres vivir, lárgate de esta maldita ciudad, sólo está hecha para tipos fuertes, supervivientes con un sexto sentido.

Si te gustan las chicas, las balas y las buenas historias, en Sin City podrás pasar un buen rato.

En Páginas de Colores...
Más artículos y reportajes sobre cómic.
Dibujo de The Flash versión Barry Allen
La historia de Flash y todas sus encarnaciones desde que Jay Garrick -el primero de todos- se enfundó el traje escarlata hasta la actualidad.
El mejor villano de todos los tiempos tiene nombre propio: The Joker. Realizamos una entrevista de ficción al personaje. Nos habla sobre su creación, Gotham... y Wonder Woman.
Caricatura del personaje en El Caballero Oscuro
Dibujo de Superman a punto de echar a volar
La historia de Superman trata sobre la superación, la de Jerry Siegel y Joe Schuster, los verdaderos héroes bajo la capa. Y los peor parados de este mundillo tan duro.

Adrenalina   Reportajes   Crónicas del Paraíso  

Contacto   Aviso Legal   Publicidad  
© AQuemarropa.es. 2013-2016. Todos los derechos reservados.
Alex Rodríguez


El BlackOut de Klaus Meine
El cantante volvió con cuerdas de acero


La importancia de Maradona
Nos acercamos a la figura icónica de El Diego


High Hopes, el disco de Springsteen
Un recorrido por el disco canción a canción


Jailhouse Rock, la mejor peli de Elvis
Elvis Presley en el Rock de la Cárcel


El Faro de Mugardos
Un faro rústico en el interior de la ría de Ferrol


Like a Virgin en Reservoir Dogs
La visión de Tarantino de la canción de Madonna
No te Pierdas...
Logotipo de la web en blanco con opacidad
¿Te ha gustado el artículo? ¿Te ha parecido surrealista, incompleto...? ¿Quieres compartir tu opinión sobre este tema o iniciar un debate? ¿Conoces alguna anécdota muy a quemarropa? Déjanos un comentario, nos ayudarás a mejorar.

Comentarios