Rompe Tu TV... Lee AQuemarropa


Carta de Presentación de esta RevistaWeb AQ




Artículos AQuemarropa
© AQuemarropa.es. 2013-2016. Todos los derechos reservados.

Alex Rodríguez
Contacto   Aviso Legal   Publicidad  



Adrenalina   Reportajes   Crónicas del Paraíso   Editorial   Blog

Filmina - Elemento decorativo
Logotipo de la web en blanco con opacidad
Parte inferior de una filmina - Elemento decorativo web
The Doors en Ed Sullivan Show
Cuando la banda de Jim no aceptó la censura

A Cova, un Paraíso Natural desconocido
Entre colinas se esconde un vergel maravilloso

Ultimate Warrior contra Hulk Hogan
Rememoramos un combate legendario

La Leyenda de la Fontana di Trevi
Alabama descubre el amor en Roma

Livingstone contra la esclavitud en África
El primer activista por los derechos humanos

El Consejero de Cormac MaCarthy
O cómo Ridley Scott se cargó un gran guión...
Rock N' Roll, último disco de Buckcherry
Un grupo honesto de puro rock callejero

No llores por mí, Argentina
Las mejores versiones de una canción especial

Primera Caza del Graffiti
Buscamos los mejores grafitis de A Malata

Cómics de Frank Miller's Sin City
Reseña y crítica de todos los cómics de esta saga

Mil cosas por hacer antes de morir
Un puñado de cosas interesantes que realizar

Spotters, un extraño hobby
Cazadores de aviones...
No te Pierdas...
¿Te ha gustado el artículo? ¿Te ha parecido surrealista, incompleto...? ¿Quieres compartir tu opinión sobre este tema o iniciar un debate? ¿Conoces alguna anécdota muy a quemarropa? Déjanos un comentario, nos ayudarás a mejorar.
Comentarios

Una de las mejores voces del grunge


La voz de Scott Weiland salía de las entrañas de su garganta,
propia del grunge, rasposa y áspera, aunque se volvía suave en
muchos estribillos para hacer un contraste que enriquecía las
composiciones.

Su mejor forma la mostró al frente de los Stone Temple Pilots.
Su voz sonaba genial en los años del Core y el Purple. Aunque
su estilo como frontman me gustaba más en su época con los
Velvet Revolver, su segunda banda.


Los Stone Temple Pilots


La publicación del Core en 1992 agitó un poco más el panorama
rockero mundial. Nirvana reinaba con Nevermind, y Pearl Jam
había lanzado un disco demoledor, Ten, ambos justo un año
antes del Core de los STP. El grunge como género musical
acababa de nacer. Viviría su esplendor unos dos o tres años
más. Y los Stone Temple Pilots fueron uno de sus grandes
exponentes.

Su disco debut fue también su mejor álbum. Es un disco muy
vital, con una distorsión muy lograda, riff cañeros y exquisitos
juegos vocales de Scott Weiland. Entre los mejores discos de los
'90. Pero no se conformaron con eso. Su siguiente álbum,
Purple, mantuvo alto el listón.

Luego la banda pasó por momentos duros, especialmente
provocados por Scott. Detenciones, adicciones... No quiere decir
esto que los siguientes discos fuesen malos, al contrario, pero
no son nada trascendentes en la historia del rock. Buenos
discos, sin más. Su techo lo habían tocado muy pronto. Con
Scott Weiland más centrado en el plano musical, hubiesen
escalado más posiciones entre las grandes bandas.

Acabaron rompiendo en el 2.000, algo que se veía inevitable,
dado los altibajos durante la segunda parte de los '90. Resulta
curioso. Scott fue el detonante del mal momento de los STP. Y
sin embargo, su estilazo como frontman y su indudable calidad
vocal lo consiguieron mantener en el estrellato. Su estilo de vida
como rockero alocado y su imprevisibilidad durante los
conciertos terminaron por desquiciar a sus compañeros de
grupo. Pero llamaron la atención de otros dos grandes lagartos
del rock...

Volverían en el 2.008, pero su disco homónimo siguió sin estar a
la altura del Core y el Purple.


Scott Weiland con Velvet Revolver


Y fue ese estilo alocado y salvaje en los directos el que lo
convirtió en el vocalista de una banda formada por otros
monstruos del rock: Slash, Duff McKagan y Matt Sorum;
superando en las audiciones a otros vocalistas de enorme nivel
como Josh Todd o Sebastian Bach. Se uniría a ellos como
guitarrista rítmico Dave Kushner, después de la negativa de Izzy
Stradlin. Toda una superbanda. Se llamaron Velvet Revolver, y
juntos arengaron la escena rockera. Sacaron dos discos:
Contraband y Libertad, antes de desintegrarse por el carácter
complicado de sus integrantes.

Scott Weiland fue capaz de ser el frontman en una banda en la
que el guitarrista era Slash, y acaparar para sí el protagonismo
en los directos. Deberíais ver el Sex Type Thing y el Slither,
incluso el Mr. Brownstone, y todo ese Ozzfest 2005 con los
Velvet Revolver. Este tío resultaba impredecible, era un animal
del directo.


Uno de los mejores frontman del rock


Scott tenía un estilo propio, muy marcado y característico. Sus
movimientos eran rítmicos y lentos, un tanto narcóticos, como
una lagartija que se contonea al son del grunge.

El estilo de Scott Weiland te gustaba o no, pero no resultaba
indiferente.

Si su estilazo admite comparación, entonces diría que sus
contoneos delante del micro recordaban a Iggy Pop. Había algo
mágico y visceral en Weiland delante de un público. Se
transformaba en un animal descarriado. En especial en su
segunda etapa, al frente de los Velvet Revolver.

Scott era un gran frontman, capaz de arengar a su público,
pausarlo y acelerarlo.

Lo de la bocina para falsear su voz también resultó un recurso
simpático, sobre todo para el directo.


Los años de excesos


Quizás no es el momento de hablar de los oscuros que guardan
en sus entrañas las historias del rock, aunque resulta inevitable
no mojarse un poco. Y la verdad, es la verdad, aunque sea dura.
Los años de desenfreno y desfase, y también de adicciones
incontrolables, habían pasado factura a Scott Weiland, sobre
todo en su vida privada. La parte que vemos de las historias del
rock suele ser divertida. Pero hay otra vida más allá, llena de
peligro, mugre y muerte. De familias destrozadas, también.

Scott Weiland murió de un ataque al corazón, provocado por una
sobredosis. Un cóctel explosivo a base de cocaína, MDA y
alcohol. Unido a los problemas cardíacos y al asma que padecía.

Era una persona que necesitaba ayuda. Siempre resulta difícil
verlo, incluso para los más allegados, y llegados al caso tampoco
resulta fácil encontrar palabras de ayuda. En las últimas
entrevistas, el cantante se mostraba tranquilo, como más
maduro, pero también un tanto apático, desilusionado con el
mundo, quizás. Como si se hubiese dejado ir.

Su despido de los Velvet Revolver había resultado duro para él.
Pero peor fue su despido años después de los Stone Temple
Pilots. Se sintió traicionado. Era la banda que creó y amaba.

Sus antiguos camaradas decían que era impredecible en los
directos. Esa fue la causa oficial. Pero no se puede despedir a
alguien por eso, lo hacía único, y en realidad esa
imprevisibilidad lo convertía en un frontman muy divertido para
el público.

Quizás acompasar la música en un directo a sus giros
imprevistos durante una canción, no sea fácil. Otro lagarto que
hacía eso era Jim Morrison, y The Doors seguían su ritmo,
improvisando secciones instrumentales. Ahí está parte de la
grandeza de una banda, en la improvisación, en que cada
concierto sea único. Y con Scott de frontman lo eran.

Pienso que realmente lo despidieron de los Stone porque
resultaba incontrolable. Este lagarto del rock era un músico de
carretera y conciertos. También de bares y mucho desenfreno.
De resacas y pocos horarios.

Y anímicamente estaba tocado. Amores perdidos por sus
antiguas adicciones, niños a los que no veía, apartado de sus
bandas, rehabilitaciones y recaídas... Es la parte más dura:
muchos problemas y desilusiones que lo fueron minando.
Necesitaba ayuda y cariño. Pero tampoco podemos hablar de
que no lo ayudaron porque no resultaría justo. Sólo conocemos
la parte pública, y poco más.

A muchos rockeros el tren del rock los lleva directos al cielo. Es
divertido subirse. Para un rato. Porque cuando pilla velocidad
resulta muy difícil bajarse. La última parada es el infierno. Y el
rock suena mejor fuera de ese tren, con los pies en el escenario.

No siempre resulta fácil separar el rock de los placeres del
backstage. Por ello está plagado de trágicos y dolorosos
desenlaces.


Su legado

Siempre nos quedará su música. Sus canciones. El eco
nostálgico de una de las grades voces. Para nosotros, Scott fue
uno de los mejores frontman de las últimas generaciones.

Uno de los últimos héroes del rock.

Pensábamos que estaría a nuestro lado durante bastante más
tiempo. 48 años son muy pocos. Pero 70 también serían muy
pocos. Y 100. Volver a ser sólo carbono, sería una realidad
demasiado triste. Esperemos que exista un lado más justo en el
que despertar, donde suene el heavy metal. Y el grunge. Así
Scott Weiland volvería a cantar para todos nosostros.

Resulta difícil empezar estas líneas. Los homenajes deberíamos hacerlos en vida, pero hay tantos grandes
lagartos del rock que merecen nuestra atención, y nuestro planeta gira tan rápido...

Qué descanses en paz, amigo.

Nos ha dicho hasta luego Scott Weiland, uno de los iconos rockeros que derrochaba más
personalidad. Un carácter indómito, y un arreón de adrenalina cada vez que agarraba un micro. El
vocalista murió de un ataque al corazón provocado por una sobredosis el 3 de Diciembre de 2015, en el
autobús que llevaba de gira a su nueva banda, The Wildabouts.

Te echaremos de menos.
Scott Weiland
Su vida. Su Obra. Su leyenda.
Nuestro homenaje a un mito del rock.
Los Héroes del Grunge Cuando The Doors rechazaron 35 millones La Creación de Superman Canciones rockeras para Halloween Nightcrawler - A la caza de la primicia Del videoclub a director de cine Mil cosas que hacer cuando te aburres A Cova, un paraíso desconocido Rock N' Roll de Buckcherry

Scott Weiland. Su vida, su obra, su leyenda

AQuemarropa.es - Música - Scott Weiland
Uno de los mejores vocalista del grunge
Dibujo de Scott Weiland
Caricatura de Scott Weiland y la imagen con barba que lucía en 2015, mientras
giraba con su última banda, The Wildabouts.
Artwork con imágenes y texto sobre Scott Weiland
Los Héroes del Grunge
Kurt Cobain y la
filosofía del Grunge
Las siguientes fueron las cinco
bandas más importantes de
este movimiento.
- Nirvana
- Pearl Jam
- Stone Temple Pilots
- Soundgarden
- Alice In Chains
El grunge iba más allá de la
música, era una contracultura
que tenía unas características
propias. Y unos ideales que
coincidían con la visión que
Kurt Cobain tenía del mundo.
Rockero con Converse tocando la guitarra desde el suelo
Logo simple en blanco sobre Rock N' Roll


Últimos artículos en
AQuemarropa
Artwork de Marilyn Manson
Selección de canciones
rockeras para pasar
Halloween
Difícilmente pasarás miedo con
estas canciones, pero son
apropiadas para celebrar un
Halloween porque, si sigues el
predicado, muy pronto llegarás
al infierno. Sí, un lugar donde
sonarán The Rolling Stones,
Marilyn Manson, Iron Maiden,
Ramones o Ozzy Osbourne.

¿Te atreves a cruzar la puerta?

Nightcrawler
¿Te gustó Drive o Taxi Driver?

Entonces es muy probable que
te guste Nightcrawler, un
thriller y una visión
descarnada del periodismo
de sucesos.

Dan Gilroy metió juntos en una
coctelera al conductor sin
nombre de Drive y a Travis
Bickle, agitó bien, y nos sirvió a
Lou Bloom, el último gran
antihéroe de Hollywood.
Escena de Nightcrawler
La visión más oscura y
retorcida del sueño
americano.

Icono de la sección